Las cosas pequeñas

Empezar a escribir un blog es un ejercicio de emociones desconocidas.

Antes podías hacer la trece catorce en un plan nada interesante, y quedar fatal. Podías poner cara de pez y decir que de repente te estaba entrando una gripe de cuatro pares, pero ahora ya tienes la excusa perfecta. Cuando empiezas a escribir un blog, tienes que ir en serio: “Me voy, tengo que actualizar mi blog”. Y todo el mundo, en vez de tomárselo mal, piensa que tú, que antes ni contestabas a los wasaps, que tu último tuit era de hace dos meses, tú te estás convirtiendo en una bloguera de éxito, en trendsetter y todas estas cosas nuevas. Si tienes que actualizar tu blog, nadie tiene nada que rebatirte..

Cuando tienes un blog,  cualquier cosa te parece de repente un genial tema de post. Tus amigos se convierten en asesores creativos.  “Yo lo tengo claro. Escribiría sobre los diferentes tipos de baldosas”, me dijo el otro día uno con guasa.  Y hasta ese tema me pareció de lo más interesante. Sin darme cuenta, empecé a observar que hay baldosas de distintos tipos y colores, pero más… baldosas sencillas y otras que se las dan de pretenciosas, mensajes escritos sobre baldosas, baldosas que traman silenciosas hasta que te enganchas tus zapatos de tacón, baldosas mutiladas por haber perdido la partida con la alcantarilla o el respirador de metro. Baldosas célebres, como las amarillas que en El Mago de Oz  llevaban a Ciudad Esmeralda.

Hasta las estrellas del celuloide sueñan con ver su nombre escrito en una baldosa.

Hasta los poetas, se han inspirado en las baldosas

“De vez en cuando, hay que hacer una pausa, contemplarse a sí mismo, sin la fruición cotidiana, examinar el pasado, rubro por rubro, etapa por etapa, baldosa  por baldosa…”

Mario Benedetti

 

Las baldosas, condenadas siempre al desprecio.

Porque nunca miramos abajo… ni hacia arriba.

Porque no nos damos cuenta de los ángeles y áves fénix que nos vigilan desde los tejados de Madrid.

Cuando empiezas a escribir un blog, te das cuenta del enorme poder de todas las cosas pequeñas.

Virginia Woolf contaba en su célebre ensayo Una habitación propia que solo necesitaba dos cosas para escribir: 500 libras al año, y  sobre todo una puerta con pestillo.

Ese ensayo, ese pestillo, se convirtieron en abanderados de la lucha de la mujer en un mundo dominado por los hombres.

Anuncios

19 pensamientos en “Las cosas pequeñas

    • Ya lo dice Quique González… “algo tendrían que contar las estaciones, algo dirán las terminales de aeropuerto…” Qué de cosas se quedan calladas. Gracias por el comentario! Un beso

  1. Es verdad que desde que tenemos que escribir el blog, yo también me fijo en todo. Miro arriba, abajo, a la derecha y la izquierda buscando cosas susceptibles de mencionar. Y hay tantas… de hecho creo que las pequeñas son las que nos terminan diferencian.
    Por cierto,en Bilbao tenemos unas baldosas muy características 😉

  2. Excelente post! me ha gustado muchísimo. La cita final “De vez en cuando, hay que hacer una pausa, contemplarse a sí mismo sin la fruición cotidiana…” toda una filosofía de vida. Gracias por compartirlo!

  3. Ya sabes que soy de tu opinión acerca de las pequeñas cosas. Muy bien expresado, como siempre. Es cierto que el blog sirve para expresarnos y engrandecer las cosas a las que habitualmente no damos importancia, pero que pueden influir de una manera importante en nuestras vidas. Nosotras tenemos una pequeña cosa pendiente por hacer..jeje (ya sabes a que me refiero). Me ha encantado!!

  4. Por las cosas pequeñas.. !!Un día me dijeron que las cosas sencillas son el refugio de las almas complicadas.. no sé si esto será cierto o no pero yo también creo en el enorme poder de todas ellas.. Gracias por recordarnosolo

    • Las mirillas del deseo cierran ya
      han quedado selladas,
      por miedo a que nos roben las pisadas.

      Baldosas amarillas. Vetusta Morla.
      Ahí lo tienes… mirillas, pisadas… pestillos, baldosas…
      Un beso!

  5. Me encanta cuando los alumnos se toman las cosas con seriedad y esa actitud genera respeto y a la vez concentración y a la vez estímulo. Hacer las cosas que a uno le gustan, afrontando los nuevos retos y aplicando el aprendizaje es la mejor manera de enfrentarse a un blog, disfrutándolo. Y Felicitaciones y ánimo para seguir adelante con tu blog. Es tu marca! esres tu!

    • Muchas gracias Fer! Es muy estimulante que nos deis tantos ánimos en este mundo nuevo para nosotros. Lo de “concentración” me lo tomo con ironía, teniendo en cuenta que siempre me tienes que estar echando la bronca por hablar jajaja Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s